Santiago, 7 de abril 2020

El contexto que estamos viviendo exige de cada persona un gran esfuerzo y preocupación por mantener buenas prácticas de convivencia, incluso en línea.

Además de los acuerdos ya tomados a contar del año 2019 en cuanto a la comunicación virtual familia-colegio y al uso de dispositivos electrónicos, ahora se presentan orientaciones y acuerdos mínimos a considerar para interactuar en plataformas en línea, teniendo siempre como marco de referencia nuestras Normas de Convivencia que explicitan con claridad lo que se espera del uso de medios tecnológicos.

Es relevante señalar que estos lineamientos estarán vigentes en la medida en que el colegio mantenga la indicación de trabajo a distancia. Una vez que se retomen las clases presenciales, éstas serán revisadas o quedarán sin efecto. Lo mismo rige para el período que se determine como vacaciones de invierno.

Aspectos generales para estudiantes, apoderados, profesores y otros profesionales del colegio:

  • El espacio en que se ubique la cámara debe ser adecuado y ojalá sin distractores.
  • Es importante cuidar la presentación personal; debe ser adecuada a la situación de encuentro con otros, ya sea para una clase o una entrevista.
  • La cámara debe estar encendida para poder conectar visualmente con los demás.
  • El uso de estas plataformas no debe ser para ningún otro efecto que no sea pedagógico, formativo o de entrevistas.
  • Las clases grabadas son de uso exclusivo pedagógico y solo los profesores pueden grabarlas. Están prohibidas las capturas de pantalla o extracción de imágenes que no tengan un fin educativo.
  • Las entrevistas no deben ser grabadas y están prohibidas sus reproducciones.
  • Se sugiere ingresar un par de minutos antes de que comience el encuentro para asegurarse que todo está funcionando adecuadamente.

Aspectos específicos del trabajo pedagógico en línea:

Así como muchas otras instituciones, el colegio está favoreciendo el trabajo pedagógico y diversas interacciones entre profesores y estudiantes a través de plataformas que permiten hacer videoconferencias. De este modo, a continuación se detallan elementos básicos a considerar:

Para estudiantes:

  • Al registrar una cuenta en alguna plataforma nueva para videoconferencia, hacerlo con el nombre y apellido utilizando el correo institucional asignado por el colegio. No se aceptará un nombre que no sea el propio, porque es un espacio formal de trabajo pedagógico.
  • En el perfil se debe colocar una foto personal y no un dibujo, animación u otra imagen.
  • Si hubiera algún problema de conexión, comunicarlo por chat privado al profesor.
  • Se debe saludar al entrar a la clase si el profesor ha habilitado el micrófono. También puede hacerse en el chat.
  • Siempre se debe mostrar una actitud de escucha y atención.
  • Mantener el micrófono silenciado, a menos que se solicite activarlo. Silenciar los micrófonos evita que los ruidos ambientales interfieran el audio general.
  • Si el profesor no silenció la clase, los micrófonos personales deben silenciarse para no entorpecer el buen desarrollo de ésta, permitiendo que todos puedan escuchar y concentrarse.
  • Tener un cuaderno para tomar apuntes o registrar preguntas e inquietudes para el momento que el profesor lo permita. Se sugiere cuaderno y lápiz, porque es la forma como se acostumbra en clases presenciales.
  • El uso del chat debe ser restringido: para saludar al llegar o cuando el profesor autorice o solicite interacción. También cuando se permite registrar preguntas para que al final de la clase se puedan contestar.
  • Se puede usar el chat, si en acuerdo con el profesor, se acepta “levantar la mano”.
  • El chat no debe usarse para ningún otro fin que no sea el pedagógico.
  • Si por error de configuración de la pantalla ésta queda abierta, se debe comunicar esto al profesor y no intervenir la pantalla con rayados o juegos.
  • Si por la didáctica de la clase el profesor deja abiertos los permisos de pizarra o presentación, no se pueden intervenir a menos que el profesor lo autorice.
  • Están prohibidas reproducciones de clases grabadas para otros ámbitos educativos fuera del colegio.
  • Recordar que el tiempo de una videoconferencia es breve y requiere más atención que la que se presta en una clase habitual.
  • Toda falta a este protocolo está regulada por la Normas de Convivencia y tiene las mismas consecuencias que las interacciones presenciales.

Para profesores:

  • Al registrar una cuenta en alguna plataforma nueva para videoconferencia, siempre se debe hacer desde el correo institucional asignado por el colegio.
  • En lo posible, se sugiere compartir con anticipación las presentaciones con los estudiantes para que lleguen mejor preparados o para que indaguen la temática que se verá en la clase. Se recomienda revisar la metodología Flipped Classroom.
  • Es importante asegurarse que todos los estudiantes reciban la invitación con fecha, horario y código de la sala virtual.
  • No se debe aceptar a estudiantes que no estén identificados correctamente con su nombre y apellido.
  • Se sugiere conectarse unos 10 minutos antes para verificar que el micrófono y la cámara estén funcionando correctamente, y saludar en la medida que se van conectando los estudiantes. Con esto, además de acoger, evitamos la ansiedad de la espera.
  • Informar a los estudiantes cuando deban tener las cámaras encendidas.
  • Si previamente no fue configurada la sesión sin activar los micrófonos, solicitar a los estudiantes que los silencien.
  • Dar a conocer y explicitar si se decidió grabar la clase. Aun cuando a los estudiantes les aparece un aviso de grabación, se debe informar que todo está siendo grabado y asimismo se debe informar si quedará la grabación de la clase.
  • Motivar la participación a través de “levantar la mano” (chat).
  • No es necesario preguntar frecuentemente “se entiende” o “se escucha bien” para realizar la clase de la forma más continua posible. Si hay problemas de red, los estudiantes podrán pedir la palabra (levantar la mano) e informar.
  • El profesor debe despedirse y ser el último en cerrar la sesión, esperando que todos abandonen la sala virtual.

Es importante recordar las Normas de Convivencia, motivando a los estudiantes a cuidar el modo en que interactuamos en las distintas plataformas.