Para nadie han sido indiferentes durante este año, en nuestro país y en el mundo, los movimientos feministas, los que claman equidad de género y los que abogan por una educación no sexista. El acoso callejero y en instituciones, el aborto, el lenguaje inclusivo y la ley de identidad de género se están discutiendo día a día en las casas, universidades, en las calles y el Congreso. Es por esto que como colegio vimos una oportunidad para tratar estas temáticas en nuestra tradicional Semana de la Cultura y la Solidaridad.

“Por una educación no sexista” es el lema con el que vivimos esta semana, en la que tuvimos espacios para el arte, pero por sobre todo, para una sana discusión que permitiera sensibilizar a nuestra comunidad y conocer las causas históricas del actual movimiento social. Con las diversas instancias de conversatorios, charlas y actividades prácticas, pudimos reflexionar en una propuesta curricular que asuma los desafíos de la educación no sexista y que sea un aporte a la formación de nuestros estudiantes como agentes de cambio con mirada crítica de la realidad.

Para compartir y comenzar cada jornada con energía, el hall de entrada del colegio fue escenario de diferentes muestras musicales en las que, a primera hora de la mañana, se presentaron papás, mamás, estudiantes y profesores para recibir con alegría a quienes iban llegando al colegio.


El lunes 20 de agosto, los y las estudiantes del IV° Ciclo fueron visitados por tres ex alumnos de nuestro colegio que han participado en los movimientos universitarios feministas. María José Ossandón y Benjamín Rojas de la Generación 2015, entregaron su testimonio en cuanto a la gestación de las tomas feministas de las que formaron parte en la Universidad de Chile y la Universidad Diego Portales, explicando que estas se iniciaron cuando las alumnas comenzaron a socializar prácticas que ocurrían con frecuencia en sus facultades, pero que conformaban abusos, discriminación e invisibilización de las mujeres. Así, primero se reunieron solo entre ellas, y luego sus compañeros, como es el caso de Benjamín, se incorporaron en apoyo a sus pares. Valeria Bahamondes de la Generación 2014, por su parte expuso sobre su trabajo como dirigente estudiantil y miembro de la Confech, entregando a los jóvenes una mirada histórica y globalizada de los movimientos feministas universitarios.

Las y los jóvenes de II° a IV° medio tuvieron la posibilidad de hacer preguntas y comentarios a los tres ex alumnos, sobre sus vivencias, en primera persona, dentro de un movimiento que ha dado mucho que hablar en nuestro país, pero también sobre sus apreciaciones personales en materia de género y respeto de la diversidad, tras conocer nuevas y diferentes realidades en el ambiente universitario.


El martes 21, los niños y niñas de 1° a 5° básico recibieron a dos apoderadas del colegio y a la profesora del sector de deportes, Pamela Flores, en la actividad organizada por el CAIT y los profesores del I° y II° Ciclo, “Elección Profesional, ¿cuestión de género?”. Una de ellas es Bombero, la segunda Piloto de la Fuerza Aérea y la tercera es entrenadora de Balonmano Playa y ex seleccionada nacional de Balonmano, tres trabajos que con mayor frecuencia son asociados a hombres, pero que demuestran, también pueden realizar sin distinción. Además, los alumnos y alumnas vieron un video con la historia de los “Tejedores Furiosos”, un grupo de hombres de Santiago que demuestran que aunque el oficio de tejer está relacionado socialmente a la mujer, ellos tienen interés y son muy capaces de hacerlo. Con esta actividad, se les mostró a los y las estudiantes que hombres y mujeres tienen las mismas capacidades para ejercer cualquier trabajo, y que solo depende de los intereses, esfuerzo y habilidades de cada persona, sin distinción de sexo.


Mientras las y los alumnos del I° y II° Ciclo rompían esquemas sobre roles de género en el mundo laboral, los I° medios tenían un encuentro con Alejandra Arratia, Directora Ejecutiva de Educación 2020, quien les dio una charla sobre “Desafíos de la educación ciudadana y de la educación no sexista”. Aquí les explicó que han existido y existen hoy diferentes tipos de feminismos, algunos más radicales, otros más inclusivos, pero todos abogan por los derechos equitativos de mujeres y hombres y por la participación de la mujer en el ámbito cívico, laboral y académico, espacios en los que han sido postergadas a lo largo de la historia.

Tras su presentación, Arratia hizo participar a los estudiantes solicitándoles que expusieran situaciones en las que hoy notan prácticas estereotipadas de género, pero que antes no habían percibido. “Regalar a las niñas juguetes como cocinas y muñecas y a los niños implementos de construcción o autos”, “entregar siempre, en primera instancia, la custodia de un hijo a la mujer”, “ver a la mujer como un objeto”, “afirmar que los hombres no lloran”, “establecer que las mujeres deben usar aros y maquillaje, pero los hombres de ninguna manera”, fueron algunas de las mencionadas.


Y los Pre Kínder no estuvieron exentos de participar en esta edición de la Semana de la Cultura, durante la mañana del martes también recibieron una visita especial. Daniela Guzmán, quien es Cabo 2° del OS7 de Carabineros, les explicó a los niños y niñas que dentro de la Institución hombres y mujeres son considerados iguales; por ejemplo, todos usan los mismos uniformes y deben realizar las mismas tareas, para las que no se considera que alguno de ellos tenga más condiciones físicas de acuerdo a su sexo. Los alumnos y alumnas pudieron hacer preguntas y conocer de cerca su uniforme.


Más tarde los 8° básicos se reunieron con la Socióloga de la Universidad Católica, Patricia Guerrero, quien los invitó a discutir en grupos sobre los roles de género. Las y los jóvenes conversaron sobre la idea que cada uno tiene de “ser niño o niña”, “buen estudiante”, y “mujer u hombre”, demostrándoles, más adelante, que todas esas concepciones son aprendidas culturalmente por medio del concepto de “género”, el cual atribuye a cada sexo características que han sido establecidas por la sociedad, declarándolas bajo el parámetro de la normalidad. Todo lo que se escape de esos parámetros binarios ha sido considerado a lo largo de la historia como anormal, explica, pero les aclara que no tiene por qué ser anormal, sino que todos somos distintos, pero todos somos normales.


Llegada la mitad de la semana, el miércoles 22, tuvimos dos presentaciones artísticas, por un lado la obra teatral “Cuerpos que hablan” de la Compañía de Teatro Sanka, a la que asistieron en el Salón los estudiantes del IV° Ciclo. En ella se invita a reflexionar sobre qué significa hoy ser mujer, representando en tres actos varias de las posibilidades. Mujeres relegadas al ámbito privado, a los quehaceres de la casa, al servicio de la familia. Mujeres hipersexualizadas, consideradas como objeto, mostrando una fuerte competencia entre ellas. Mujeres empoderadas y exitosas pero que creen que la única forma de llegar donde están es adoptando “características masculinas”. Y mujeres revolucionarias que esperan liberar de esos estereotipos a sus compañeras.

Tras la presentación los estudiantes pudieron conversar con la productora y el director de la obra, acerca de la representación de la realidad plasmada en el escenario y sobre la interpretación y el mensaje que cada quien rescató de la pieza teatral.


Y por el otro lado, los alumnos y alumnas desde Nivel Inicial hasta IV° medio junto a los profesores del colegio, pudieron disfrutar de la presentación de la Conchalí Big Band, una orquesta con trayectoria de 24 años conformada por jóvenes de la comuna, quienes junto a su Director mostraron un paso por el Jazz en diferentes países, cerrando con una cueca chilena.


Más tarde, todos los profesores y profesoras participaron de una conversación con Sandra Palestro, integrante de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, quien presentó un estudio realizado a los textos escolares, donde se constató que las mujeres fueron marginadas del relato de la historia, de los ejemplos, las ilustraciones y también de las autorías de los textos. Por lo que hizo una invitación a los docentes a cuestionar ese paradigma de la educación primaria y darle más cabida a las mujeres que en chile y el mundo también construyeron la historia.


El jueves 23 los Patapelá visitaron a los niños y niñas de Pre Escolar y I° Ciclo, para hacerlos cantar, bailar y jugar al ritmo de la música, el teatro y las enseñanzas. Jugar con lo simple, reciclar y cuidar el medioambiente y ser felices con sus amigos y amigas fueron los mensajes que entregaron a los estudiantes.


Llegada la última jornada de esta Semana de la Cultura y la Solidaridad, el IV° Ciclo tuvo espacio para reflexionar sobre la violencia en el pololeo, para lo que contaron con la presencia de la charlista Nicole Mulsow de la Fundación Horna, quien los ayudó a detectar situaciones abusivas por parte de las parejas y a reconocer los límites de una relación sana y una violenta. Por medio de encuestas online y un espacio para preguntas y comentarios, nuestros alumnos y alumnas pudieron participar, mostrando gran interés y sobre todo, mucha claridad respecto a lo que es correcto e incorrecto en una relación amorosa.



El Hogar de Cristo y CAIT estuvieron a cargo de la última actividad de la semana. Los y las alumnas de 6° y 7° básico trabajaron en grupos por curso, sobre los mitos de género, para lo que reflexionaron en torno a las diferencias y similitudes entre hombres y mujeres y tuvieron la posibilidad de jugar “Derribando”, el juego de mesa creado por el Hogar de Cristo y pilotado por nuestros estudiantes durante el año pasado, que permite reflexionar sobre diferentes mitos instaurados culturalmente por la sociedad en cuanto al género. Se les entregó por grupo una tarjeta con un mito y ellos debieron argumentar si se estaban de acuerdo o no con este, reflexionar sobre las causas históricas que han establecido ese mito y debatir sobre el daño que este puede provocar en la socialización de las personas.


Fue una semana muy enriquecedora, de importantes aprendizajes, rotura de mitos y esquemas y por sobre todo, una semana que nos permitió mirarnos, repensarnos y abrir espacio a la diversidad y el amor.

 

Tags: