“Seamos como María, en el día a día, testigos de una audacia sin límites”, es el lema para este año del Mes de María que se inició hoy y que lo celebramos con una liturgia como comunidad en el gimnasio donde nos reunimos para estar con Ella.

Este año, queremos compartir con María la celebración de los 20 años como colegio y nos inspiramos en el modelo de la mujer joven, sencilla, de pueblo, solidaria y audaz.
En este encuentro los delegados de pastoral de cada curso, desde el Nivel Inicial hasta IIIº medio, recibieron los cuadernos y las medallas de María, una tradición que nos invita a rezar con María y a seguir su ejemplo en nuestra vida diaria con alegría, generosidad, sencillez y valentía.

Los invitamos a participar durante este mes en la celebración del Mes de María, ya sea en la casa o en las diferentes opciones que se dan en el colegio, como el encuentro que se realizará todos los días en el patio de Preescolar para el Primer Ciclo y el Ciclo Preescolar. ¡Los esperamos junto a María!

Video 


“Seamos, como María, en el día a día, testigos de una audacia sin límites.
Personas apasionadas y humildes, solidarias y pacíficas, libres y comprometidas, abiertas a la Palabra y a la acción del Espíritu.”
(Uribe, M., carta 2017)

“Hay un estilo mariano en la actividad evangelizadora de la Iglesia. Porque cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes. Mirándola descubrimos que la misma que alababa a Dios porque «derribó de su trono a los poderosos» y «despidió vacíos a los ricos» (Lc 1,52.53) es la que pone calidez de hogar en nuestra búsqueda de justicia. Es también la que conserva cuidadosamente «todas las cosas meditándolas en su corazón» (Lc 2,19). María sabe reconocer las huellas del Espíritu de Dios en los grandes acontecimientos y también en aquellos que parecen imperceptibles. Es contemplativa del misterio de Dios en el mundo, en la historia y en la vida cotidiana de cada uno y de todos. Es la mujer orante y trabajadora en Nazaret, y también es nuestra Señora de la prontitud, la que sale de su pueblo para auxiliar a los demás «sin demora» (Lc 1,39). Esta dinámica de justicia y ternura, de contemplar y caminar hacia los demás, es lo que hace de ella un modelo eclesial para la evangelización. Le rogamos que con su oración maternal nos ayude para que la Iglesia llegue a ser una casa para muchos, una madre para todos los pueblos, y haga posible el nacimiento de un mundo nuevo. Es el Resucitado quien nos dice, con una potencia que nos llena de inmensa confianza y de firmísima esperanza: «Yo hago nuevas todas las cosas»

Propuesta para la Oración del mes de María 2017

Es desde el cristocentrismo que podemos leer la fuerza que le dio Poveda a la figura de María. Si la Obra es Jesucristo, María es inseparable de la espiritualidad de encarnación. Junto a ella en Guadix el Padre Poveda gesta la Obra y la da a luz en Covadonga. En el Padre se encarnó una idea buena. ¿Cómo construir la Obra en fidelidad, sin María? Por esto Poveda dice con fuerza, “Tan de Dios me parece esta señal que, os lo confieso sinceramente, preferiría ver desaparecer la Obra, a ver disminuir en ella la devoción mariana”. Muchos otros textos articulan bien con esta idea y con el rol que Poveda le asigna a María: Ella es Madre, Maestra y Directora dentro de la Obra (Espiritualidad de la encarnación de la IT, 2006)

Énfasis que nos gustaría dar a este Mes de María 2017:

  1. María, mujer que acoge: María acoge nuestras preocupaciones y necesidades. Nos acoge como persona desde lo que cada uno es. Es un tiempo que nos invita a mirar y preguntarnos, ¿Cómo vamos acogiendo personalmente y como sociedad a los migrantes que van llegando a nuestro país?. Texto de apoyo. Lc 1, 26-38.
  2. María, mujer solidaria: María es una mujer solidaria atenta a las necesidades de los demás. No se queda ensimismada en forma egoísta, preocupada solo de su realidad; por ello, apenas se entera del embarazo de su prima Isabel, que siendo mayor se ha quedado embarazada, corre para asistirla y ponerse a su disposición.También es quién está atenta a la situación ocurrida en Caná, en donde se da cuenta de que se ha acabado el vino y pide ayuda a su hijo Jesús. Es la invitación a rezar, compartir el significado de los proyectos sociales de cada curso. Texto de apoyo. Jn 2,1-11.
  3. María, mujer de pueblo: María vive su cultura, tradiciones y costumbres de su época. Va observando y Nació en una humilde aldea del norte de Israel llamada Nazareth, lugar colonizado por los romanos y mirado en menos por la gente de Jerusalén que era la capital. Es hija de padres campesinos y fue criada a la usanza de las mujeres de su época principalmente dedicada a las labores del hogar en el contexto de una sociedad marcadamente patriarcal. María es una persona que comparte la vida, las tradiciones, las alegrías y desventuras de los vecinos de su pueblo actuando en el día a día. Cómo vamos observando nuestra sociedad? Cómo nos involucramos con el acontecer cotidiano?. Lc 2, 41-51.
  4. María, mujer joven: María es una joven, que con inmensa valentía acepta la responsabilidad de ser la madre de Jesús el Hijo de Dios. Con el valor de la juventud hace frente a la falta de oportunidades y a las críticas de su tiempo, siendo generosa en poner su vida y sus proyectos en las manos de Dios que le pedía ser partícipe en la construcción del Reino en nuestra historia humana. Lc 1,39-55.

 

Tags: ,