Santiago, 30 de mayo del 2020

Luego de haber experimentado, por ya unas semanas, es en este contexto mundial de pandemia, donde se ha vivido colectivamente caos, incertidumbre, sufrimiento y dolor, en donde nos vemos reflejados y enfrentados de cara a nuestros miedos e inseguridades y que nos ha llevado a cambiar nuestro estilo de vida a nivel mundial, a nivel país, social y escolar, he reflexionado a cerca de la labor docente que ustedes, como parte del colegio IT, imparten.

Creo que como alumnos, son pocas las veces que les expresemos gratitud y aprecio que les tenemos a ustedes como personas y la gran admiración hacia su labor. Sin embargo, esto no significa que carezcamos de éstas, por el contrario.

Hoy siento la necesidad de agradecerles a mis maestros, a pesar de que la palabra gracias se quede corta. Aunque intente poner aquello de lo que me he dado cuenta en palabras, sé que va a seguir quedando una buena cantidad de tinta en el tintero.

Sin embargo, quiero tratar de expresarles hoy, por medio de estas líneas, mi gratitud y reconocimiento de la forma en la que implementan su vocación.

Mi gratitud por su servicio y su disposición hacia nosotros. Mi gratitud por su comprensión real y sincera. Mi gratitud por su flexibilidad, entendiéndonos como personas integrales, con problemas fuera de lo académico y respetándolo. Mi gratitud por la humanización que nos hacen. Mi gratitud por el ejemplo que nos dan todos los días, a pesar de que muchas veces no se den cuenta. Mi gratitud entender que la salud mental y el bienestar emocional tiene prioridad frente a lo académico. Mi gratitud por la real congruencia que tiene su discurso, tanto personal como del colegio IT, y cómo lo hacen vida.
Mi gratitud por sus sonrisas en los videos llamadas a pesar de que estemos a distancia.
Mi gratitud por su disposición a escucharnos, y por hacerlo de una manera activa, atenta, afectiva y efectiva.

Me han enseñado, todos, sin excepción cosas que yo nunca pensé que un profesor me podría enseñar. Como por ejemplo, el que yo y mi bienestar estamos primero.
Me han dado “ejemplo de vida y para la vida”, es decir de transcendencia.
Me han dado contención de verdad, haciéndome saber que no estoy sola.
Además de sentir respaldo, motivación, cariño sincero. Que nosotros de verdad, de una manera genuina, entendiendo por genuina el sin esperar nada a cambio, proveniente directamente del corazón, somos escuchados, somos parte real, indispensable e importante del colegio IT. Que tenemos voz y voto, que tenemos diálogo, que nuestra opinión es válida y consensuada. Que nuestro sentir emocional es valorado.

En lo personal, este es mi tercer colegio. Y vengo de otros colegios, en los cuales, a pesar de que los docentes hacían lo mejor que podían, si pedías ayuda la respuesta literalmente que te llegaba era: arréglatelas como puedas, ese no es problema mío, las cosas se dicen una vez, entre muchas, muchas otras. En donde uno como alumno se siente un número. El final de la cadena alimenticia. En donde rige la ley del más fuerte. Y vives diariamente un abuso de poder. En donde por tu edad y jerarquía mal entendida te sientes solo y nulo. Esta forma de actuar, depende enormemente de la manera que los profesores eligen llevar a cabo su trabajo.

Sin embargo, ustedes son opuestos, ustedes tienen apertura y real vocación. Su discurso es congruente, no se queda solamente en lo que ofrecen los colegios en sus páginas web a modo de enganche, en palabras al aire, escritos, comunicados, sino que, verdaderamente existe una congruencia, coherencia e incondicionalidad de parte de ustedes, tanto con la misión y visión del colegio, como en la cotidianidad, formando una real familia IT, como una gran red de contención.

Yo no sé si los profesores tienen real conciencia del impacto que tienen en sus alumnos.
Por eso gracias. Gracias por entregarnos lo mejor de ustedes. Por regalarme enseñanzas que utilizaré, sin lugar a duda, durante toda mi vida. Forman mejores personas.
Somos unos privilegiados de tenernos en nuestras vidas.

Me van a acompañar en mi corazón en este viaje que es la vida.

Hoy y siempre, un profundo cariño, afecto, gratitud y admiración hacia cada una y cada uno de ustedes.

María Jesús Santelices
IIIº medio B.


_

 

Tags: ,