Para culminar el conjunto de actividades realizadas en la semana de la Cultura y la Solidaridad 2019: cambio climático, la agrónoma y coordinadora del área del cambio climático y manejo de recursos naturales de la FAO, Ignacia Holmes (quién también es apoderada de nuestro colegio) realizó dos charlas para los padres de nuestra comunidad, donde comentó las acciones que se están realizando y que se pretenden implementar, para controlar el calentamiento global.

En la actividad se explicó qué es el cambio climático, el efecto invernadero y las emisiones contaminantes que se generan en el planeta en la actualidad. “Durante la vida de la tierra el fenómeno del cambio climático ha ocurrido muchas veces. Desde la revolución industrial nuestro actuar ha inyectado muchos más gases a la atmósfera, lo que ha generado cambios en temperatura, precipitaciones, aumentos de fenómenos climáticos extremos, sequías y cambio de distribución de algunas plagas y enfermedades”, señaló la conferencista.

La influencia humana es clara e inequívoca. Los gases producidos son los mayores causados en un corto período de tiempo en la historia del planeta. Las principales emisiones están concentradas en la agricultura, los sistemas alimentarios, el uso de combustibles fósiles, transporte e industria. En Chile, por ejemplo, en 5 macro zonas se están intensificando variaciones en temperatura y precipitaciones.

¿Qué se está haciendo para cambiar esta situación? A nivel global tenemos distintas convenciones donde los países son signatarios. Éstas dan un marco geopolítico de acción. En 1994 se generó la convención marco de la ONU sobre cambio climático, que buscó intervenir la acción peligrosa del ser humano sobre el planeta.

Los países tienen responsabilidades comunes, pero diferenciadas. Hay naciones con una responsabilidad histórica mayor que otros. China, por ejemplo, cuenta con un 29% de las emisiones de CO2 globales, Estados Unidos un 16%, y Brasil un 5%. Chile tiene entre un 0,23 y 0,26 % total, pero generamos 4 toneladas de emisiones de carbono per cápita, al año, cuando debiéramos tener máximo 2.

Las convenciones funcionan como tratados, con instrumentos a negociar entre los países para luego ser aplicados. Importantes han sido el protocolo de Kioto y el acuerdo de París, donde no solo los países desarrollados se incorporaron y donde se establece que no se puede aumentar la temperatura más allá de 2º (idealmente no más de 1,5º).

Estas convenciones buscan la mitigación (reducción de las emisiones) y adaptación (cambiar la forma de acción para afrontarnos al futuro). Esto se establece a través de contribuciones nacionalmente determinadas, donde cada país define sus metas en estos ámbitos.

Costa rica es el primer país que se propuso ser carbono neutral al 2021. Inglaterra tiene esta propuesta al 2050, al igual que Francia. Hace falta un mayor compromiso global, pero hay países que están tomando liderazgos, lo que es bastante tranquilizador.

“Lo que está pasando con este tema es muy interesante. Se ha llegado a un consenso científico con respecto al calentamiento global, los medios de comunicación están relevando el tema y generando discusión y los movimientos sociales están tomando la agenda y concientizando a nivel global”, señaló Holmes dentro de su charla.

Las políticas públicas son fundamentales. Debemos tener en cuenta los cambios domésticos, en transporte, en alimentación, en energías, en ganadería y en cómo decidimos consumir es prioritario. Estamos en una era de mercado, que se rige por oferta y demanda. Hay que demandar un mercado más responsable con respecto del cambio climático. “Ya no tenemos el lujo de la desesperanza, ni del negacionismo. Debemos aterrizar todos los elementos involucrados, de manera de lograr definir qué podemos hacer como ciudadanos y como nación”, concluyó la exponente.

Con esta actividad finalizamos la semana de la Cultura y la Solidaridad, una apuesta en la propuesta curricular que realiza nuestra institución cada año, donde toda la comunidad está invitada a participar.


Exposición:

 

 

Tags: , ,