Santiago, 22 de abril 2019

Estimados Padres, Madres, Apoderados y Apoderadas:

Reciban en primer lugar un saludo muy cariñoso en este tiempo de Pascua y confiando que el Espíritu fortalezca nuestra fe en Jesús Camino, Verdad y Vida.

Nuestra Iglesia de Santiago ha recibido hace un par de semanas la buena noticia de tener un nuevo pastor entre nosotros. Don Celestino Aós, administrador apostólico, ha llegado desde el norte para ser el pastor que el Papa Francisco nos ofrece para caminar junto a los habitantes de nuestra ciudad.

Al mismo tiempo, nuestras acentuaciones pastorales 2019-2020 nos animan a “nacer de nuevo” como Iglesia servidora y samaritana. En tiempos de crisis, dolores y delitos se nos invita a recomenzar con Cristo poniéndolo a Él y al Evangelio como el centro y el único camino.

Creo que esas buenas noticias son también para ustedes. La familia es la primera educadora y la escuela brinda un aporte vital para apoyar la educación integral que todo niño, niña y joven requiere hoy día en Chile. Sin el apoyo y la confianza de los padres y apoderados no se puede construir la comunidad educativa católica que en este siglo XXI sigue siendo una oportunidad vigente y necesaria en nuestra sociedad. Al mismo tiempo, los Centros de Padres y Apoderados, tienen un deber muy importante de ser uno de los “pulmones” que llene con el aire del Espíritu y ayuden a “remar mar adentro” a todos los actores de los colegios que desean ofrecer para las familias un proyecto educativo que tenga a Cristo en el centro.

Como Vicaría para la Educación, creemos que la alianza entre Escuela y Familia es un vínculo que hay que apoyar, fortalecer y animar siempre en nuestro deseo de aportar a la “pasión por educar” que ha movido a esta vicaría por más de 40 años. El cómo hacerlo es algo, que debemos ir definiendo, pero la motivación profunda sigue siempre en pie. En este año necesitamos el aporte y la presencia de cada uno y cada una de ustedes para juntos ir proponiendo a las familias y a los centros de padres y apoderados, los caminos que mejor conecten con sus búsquedas e inquietudes en relación con las comunidades educativas.

Para ello será importante el acompañamiento que vamos a retomar desde la Vicaría, por lo cual les pido estar atentos a nuestra convocatoria para soñar, reflexionar y trabajar juntos con entusiasmo y profesionalismo.

Pidiendo para cada uno de ustedes y sus familias la bendición del Señor. Los saluda con cariño, su servidor,

Padre Andrés Moro Vargas
Vicario Episcopal para la Educación.
Arzobispado de Santiago


iglesiadesantiago.cl

 

Tags: ,